El Aloe Vera está muy presente en la cosmética natural de hoy en día

Una planta sagrada y divina

Muchos son los datos que nos llegan de los orígenes del aloe vera. Seguro que has oído hablar de diferentes versiones hasta llegar a el aloe vera presente en la cosmética de hoy en día.

Una planta con historia

Aunque desde aquí no nos atrevamos a atribuir a ninguna civilización su descubrimiento sí podemos contarte que existen datos que hacen referencia al antiguo egipto o a los sumerios, dos datos que ya nos indican que el aloe vera tiene miles de siglos de historia, y, estaba presente muchos años antes de Cristo.

Así en Mesopotamia, China, Grecia, la Antigua Roma o culturas como la árabe y la propia cultura egipcia ya conocían de sus bondades e incluso se la trataba de sagrada o divina.

Un poco más cerca, también existen teorías que aseguran que Cristóbal Colon se hacía con sendas plantas de aloe vera en sus viajes como remedio para curar las heridas de sus marineros.

Dando un salto y ya en pleno siglo XX no fue hasta 1930 cuando se comenzaron a llevar a cabo diferentes estudios que confirmaban las virtudes de esta planta, atesorada durante tantos siglos por civilizaciones de todo el mundo.

Quizá el dato más importante que se tiene de nuestra era, es su aplicación en las quemaduras sufridas por la bomba de Hiroshima, en la que se observó que las personas a las que se le había aplicado aloe vera se curaban más rapidamente, sufrían menos dolor y les quedaban menos cicatrices.

Hay que disfrutar de todas sus propiedades

Hoy en día conocemos sus propiedades cicatrizantes, calmantes, refrescantes, nutritivas, antiinflamatorias, hidratantes, rejuvenecedoras..., por lo que no es raro que nos preguntemos ¿por qué no hacemos uso de todo lo bueno que nos ofrece la naturaleza?

Si a todas estas propiedades le pudiéramos añadir las que nos ofrece también el aceite de oliva, nos encontraríamos con un producto de alto nivel y muy saludable, que es lo que pretendemos desde Mussa Canaria con nuestra crema corporal con aloe vera y aceite de oliva, nuestro oro líquido, y, sin necesidad de recurrir a productos químicos ni derivados del petróleo.

Está claro que la presencia del aloe vera en cosmética sólo puede proporcionar beneficios derivados de todas sus propiedades, algo que ya nos han confirmado antiguas civilizaciones durante milenios.